Kinesiologia

Kinesiología


La Kinesiología es un método de salud que utiliza test musculares y zonas reflejas corporales para evaluar los desequilibrios en el organismo y ayudar a que la persona se autorregule en todas sus dimensiones. Para ello, se aplican técnicas estructurales, nutricionales, psicoemocionales y energéticas. La palabra Kinesiología deriva del griego: “kinesis” que significa movimiento y “logos” que quiere decir estudio o tratado. Por tanto, etimológicamente Kinesiología es el “estudio del movimiento”.

La vida es movimiento y la salud es la capacidad de adaptarnos a los cambios o al movimiento de la vida. Cuando el ser humano no es capaz de adaptarse al estrés que le producen los cambios, esta información queda registrada y pueden producirse alteraciones en la estructura, en la química, en el plano psicoemocional o en la energía.


En Kinesiología partimos de diferentes métodos para mejorar la función neuromuscular iniciadas por las investigaciones originales del Dr. Goodheart en 1.964 y ampliadas hasta la actualidad con otros destacados quiroprácticos:

  • Movilización no agresiva y específica a las articulaciones.
  • Diferentes terapias miofasciales.
  • Terapias craneales, basadas en la Técnica Sacro-Occipital.
  • Terapia de Meridianos.
  • Una gran variedad de técnicas reflejas, emocionales y de liberación de estrés.

Las disfunciones vienen dadas por la apropiada aplicación de los test musculares, determinando las posibles causas de su inhibición (debilidad muscular circunstancial y temporal):

  • Atrapamiento de nervios.
  • Disfunciones en el segmento espinal.
  • Desorganización neurológica.
  • Relaciones viscerosomáticas.
  • Nutrición incorrecta.
  • Toxicidad química.
  • Disfunción en la producción y circulación del líquido cefalorraquídeo (LCR).
  • Tensiones en las membranas meníngeas.
  • Desequilibrio en el sistema de meridianos.
  • Afectación del sistema linfático y vascular.
  • Dificultad de adaptación al estrés físico, mental y emocional.

Para la corrección utilizamos una evaluación biomecánica y neurológica funcional. Algunas de las herramientas que usamos para corregir estas disfunciones son:

  • Aplicación de fuerza dirigida y específica a la columna vertebral, pelvis, cráneo y extremidades.
  • Estiramiento muscular, articular, de ligamentos y tendones.
  • Contactos digitales de la persona sobre su piel en una zona con una sospechada disfunción. A esto le denominamos SEC (sobreexcitación de circuito).
  • Repetidas contracciones musculares o movimientos de articulaciones.
  • Estimulación de receptores olfativos por aromas o sustancias químicas.
  • Estimulación de receptores gustativos, normalmente por sustancias nutricionales.
  • Visualización mental de la persona de una actividad estresora emocional, motora o sensorial.
  • Otros estímulos sensoriales: contacto, calor, frío, visual, auditivo, etc.

Son técnicas novedosas que nos permiten acceder a dimensiones no accesibles aún, por metodologías diagnósticas cuantificadoras, podrán parecer extrañas solo para quienes no estén familiarizados con los avances de las ciencias emergentes del pensamiento holístico.

La existencia categórica de la conexión músculo-órgano-cerebro-músculo es una comprobación definitivamente vivencial ya que resultaría increíble para los escépticos aceptar que el cuerpo habla y se manifiesta.

La Kinesiología, supone un concepto nuevo en cuanto a la integración de componentes ya conocidos y con una larga trayectoria experimental, como la Medicina Tradicional China, puntos reflejos nerviosos y circulatorios, terapias manuales, neurología, nutrición, bioquímica, etc., y nos permite trabajar con el ser humano al completo mostrándonos el canal de información preferente que la persona necesita.

A modo de conclusión, podemos decir que la Kinesiología es una técnica eficaz, avalada por grandes profesionales e investigadores, que siguen desarrollándola y perfeccionándola.